Reserva Online

Posada Albarea

A nuestros alrededores

Su particular emplazamiento en la ribera del Tiétar, a la vera de Gredos y al abrigo de los cierzos, y en la depresión más profunda de Castilla y León (432 m sobre el nivel del mar), propicia un microclima que facilita el mantenimiento de una exuberante flora, donde se dan cultivos como el naranjo, así como un excelente pimentón entre otras especias.


Candeleda es un lugar mágico sus parajes y arboledas, por sus gargantas, arroyos y manantiales, por los picachos y roquedales de la sierra y por sus tradiciones.
En el centro del pueblo hay una cabra montesa de piedra, y una plaza llamada El Castillo con una hermosa fuente rodeada de palmeras.



Las pistas y senderos forestales nos conducen a las zonas más altas de la sierra. Es un punto de partida inmejorable para atravesar la Sierra de Gredos, disfrutando de parajes de gran belleza forestal y paisajística.

Lugares de interés turístico
Museo del Juguete de Hojalata " Casa de las Flores ". Una de las casas más emblemáticas situada en la Plaza Mayor.
La ermita de Nuestra Señora de Chilla.
El convento y monasterio de Nuestra Señora del Rosario.

La ermita de San Blas, donde se encuentran los restos del monje San Bernardo de Candeleda.
La iglesia parroquial construida en el siglo XV, en estilo gótico rural.
El puente viejo sobre el Charco de la Garganta, construido a principios del siglo XX, siendo alcalde de Candeleda Zoilo Guzmán.
La Cabra Montés, monumento que está en el centro del pueblo, junto a la Plaza del Castillo.
El Castro Celta, sito en el Raso. Este lugar engloba numerosos vestigios dejados por los Celtas, además contiene dos casas que simulan la arquitectura utilizada.
Campo de Golf de Candeleda. Enclavado en la vertiente sur de Gredos.

Descensos y travesías por el río Tiétar

VIVE-TIETAR ofrece descensos y travesías por el río Tiétar en los términos municipales de Candeleda y Arenas de San Pedro, situadas en la vertiente sur de la Sierra de Gredos y en pleno Valle del Tiétar, rodeado de verdes montes e infinidad de arroyos que surcan los frondosos valles del entorno.

Casa de la Judería

La Casa de la Judería fue construida siguiendo los cánones de la tradicional casa entramada del Valle del Tiétar y de la Comarca de La Vera. En la fachada de la misma se encuentra la típica solana retranqueada que en el pasado fue utilizada como secadero de higos, castañas y otras especies frutales típicas de Candeleda, y de la que en la actualidad cuelgan geranios, claveles y otras especies florales típicas de Candeleda. Las casas entramadas fueron en su día una verdadera unidad de producción que ponía a disposición
de aquellos que en ellas vivían los espacios y recursos necesarios para llevar a cabo las tareas agrícolas, ganaderas y comerciales necesarias para su sustento. Una vez concluida la estancia del Santo Oficio en Candeleda, la Casa de la Judería pasó a cumplir la función tradicional de una casa entramada en un medio rural como el candeledano y albergar en su parte más
baja, o zaguán, la cuadra para el burro, la zahúrda de los cerdos, el corral para la gallinas, y la bodega para guardar el vino, el aceite y los quesos. En las estancias de los niveles superiores se ubicaban la cocina y las habitaciones.

Casa de las Flores

La casa está ubicada en pleno centro de la villa de Candeleda (Ávila), una de sus fachadas da a la Plaza Mayor y otra a la calle Umbría. Sus ocho balcones y sus grandes ventanales están llenos de macetas, manteniéndose floridas durante todo el año.
 Su construcción es de 1862 como figura en la piedra de una de sus entradas, posteriormente fue remodelada en 1902. Sus propietarios han ido mejorando la estancia, hasta su última rehabilitación, dotándola de las comodidades de hoy día, pero procurando conservar todos los elementos propios de su construcción inicial, combinando los dos estilos el funcional y el rústico
 La casa está decorada con todo tipo de objetos, aparatos, muebles y utensilios antiguos.
 Esta distribuida en tres plantas y desván. Un pequeño patio interior comunica con la leñera y bodega, donde se guardaba el aceite.
 Su parte inferior esta construida sobre piedra. Y la parte superior es de ladrillo moruno con relieve y formas.

Museo del Juguetes de Hojalata

El juguete de hojalata fue el compañero de los niños durante mucho tiempo, dominó el mercado desde finales del siglo XIX hasta la segunda mitad del XX, (1939-1945), dando posteriormente el dominio al plástico como material preferido en la industria juguetera, tanto por razones de coste como por motivos de higiene y seguridad para los niños.

Reserva Online